Posts Tagged ‘llegada’

Habemus apartamento

13 octubre 2008

Pues parece ser que se es, que vamos a tener apartamento en Helsingors. El jueves pasado fuimos a visitar mi compi becario e io mesmo un pisito en la zona de Ulanlinna. Como dicen en mi pueblo, esta zona está “en tó lo güeno” de la ciudad por cercanía al centro, si bien hay personajes curiosos. Como por ejemplo el único vecino que vimos entrar mientras esperabamos al tipo de la inmobiliaria: un borracho con dos bolsas de cervezas que se disponía a “subir” las escaleras. El tío se movía mejor que la del baile del gorila, a derecha y a izquierda. Dos minutos para atinar en la cerradura…todo un poema el hombre.

Aqui la cocina del nuevo apartamento compartido del nene

Aqui la cocina del nuevo apartamento compartido del nene

Tampoco nos echó atrás que la puerta del vecino de enfrente estuviera cortada transversalmente en dos piezas. El señor Fraud (espero que el nombre de este tipo no sea premonitorio de fraude) nos explicó que fué debido a que los bomberos tuvieron que cortarla para poder acceder a la vivienda ya que la dueña provocó un incendio en el parquet… sin comentarios. Para lo que se estila en Helsinki, este piso es un palacio. Vale que no viene amueblado más allá de lo que veis en las foto, y que no hay posibilidad de lavadora. Pero 62m2, recién reformado y al lado del centro centrisimo por 600€ cada uno, es un chollo. Estos dias atrás hemos estado visitando pisos de 20 y 25m2 por 600, 700 y algunos hasta 800€ al mes!!!. Aqui buscar piso es como buscar trabajo: la inmobiliaria que lo gestiona pone una fecha y hora para visitarlo, debe uno ir trajeado, enseñar la mejor sonrisa y dar las mejores referencias. A continuación se rellena un formulario (in situ) y si eres el agraciado porque le has caido bien al dueño (que tiene tus datos a través del de la inmobiliaria), te llamarán, si no…ajo y agua. Y es que cuesta mucho tiempo encontrar un techo para vivir aqui, por lo que me cuentan una media de 3 a 4 semanas. Nosotros hemos batido records. Cada día salen al mercado de Helsinki unos tres o cuatro pisos nuevos en alquiler. Muy poco para una ciudad que, con los suburbios, tiene más de un millón de habitantes. Pienso seriamente que este piso nos lo han dado a nosotros porque no habia nadie más interesado, por alguna razón cósmica. Si alguien quiere darse una vuelta por oikotie.fi y etuovi.com, puede meterse en las secciones de “vuokra asunnot” (alquiler) y echar un vistazo.

Y mañana contaré mi periplo de vuelta a mi tierra por unos dias. El tema tiene miga, pasaporte desaparecido, maleta perdida, multas, tranvias erroneos, carreras por el aeropuerto, etc. Como es habitual en mi, cagada sobre cagada, y sobre cagada una…

Anuncios

Aqui estoy, sono qui

4 octubre 2008
Foto nocturna de una catedral en Helsinki

Foto nocturna de una catedral en Helsinki

Ayer llegué a la ciudad Helsingfors (en Sueco). Primera impresión: frio. Saliendo por el finger del avión entraba un vientecito frio que no presagiaba nada bueno. Al salir al exterior resultó no ser tan fuerte. Como Cuenca en noviembre o diciembre. Primera cagada: coger un taxi. Antes de haber sentado mis posaderas en el coche, el taximetro ya marcaba 5€. Para empezar a hablar. La broma me costó 30€. Mi compañero de oficina me comenta después que por 7€ se puede pillar un bus y después el tranvia. Parece ser que hay una muy buena red de metro y tranvia en esta ciudad. Lo comprobaré con el tiempo. Pero la ciudad es cara en general. Muy cara.

Primera en la frente: al chequear el correo por la noche veo un mail de la oficina diciendo que el lunes (dia de mi incorporación) es la fiesta nacional y se me “invita” a ir a la fiesta de la embajada. Segunda cagada: no me he traido traje. No importa, iré vestido con lo mejor que me he traido. Incluidos mis calcetines comprados en la sección de caza de una conocida tienda atlética.

Después de llegar al hotel y saludar alegremente al señor taxista que se lleva mis 30€, conozco al que será mi compañero de oficina. Nos vamos a dar un paseo por la ciudad con tres objetivos:saber donde está nuestra oficina, comprar una tarjeta de móvil y … conocer algo Helsinki.